martes, 31 de enero de 2012

Día 267/365


Tuve que escanear esto porque me pareció digno de ser registrado en este proyecto para poder reírme en el futuro de mis muy frecuentes payasadas. 

Resulta que hace un par de meses tuve que entregar unos papeles en la universidad, y entre esos papeles me pedían unas fotos tamaño infantil. Pues me dio el dinero mi mamá y las fui a sacar (la foto de la izquierda la saqué ese día). Normalmente te dan como 9 fotos y para la escuela sólo me pedían 6 (no estoy segura de los números, pero es lo de menos). El caso es que saqué las 6 fotos de la bolsita y las otras 3 las puse en mi cartera. Al día siguiente me llevé los papeles a la escuela, incluyendo las 6 fotos. Cuando estaba por entregar mis documentos, me di cuenta de que las fotos habían desaparecido, así que ese día no las pude entregar. En la tarde, tuve que ir sigilosamente a volver a sacarme las fotos; pero fui muy molesta conmigo misma por haberlas perdido y porque iba a tener que pagarlas de mis muy escasos y deprimentes fondos (y salió la foto de la derecha). Le conté todo esto a mi mamá hace unos días porque me encontré las primeras fotos bajo un tapete de mi coche.

No sé si se logre apreciar del todo pero si se acercan un poco a ver la imagen podrían fácilmente distinguir cuál foto es de la primera vez y cuál de la segunda. A ver si alguien además de mi persona le encuentra gracia a esta situación. 






30 / enero / 2011

3 comentarios:

  1. en una creciste y en la otra te ves más bebé?

    ResponderEliminar
  2. jajaja pues era más la actitud, te las muestro en vivo y lo vas a notar en seguida.

    ResponderEliminar